Bienvenido a Ferroviando

Quedan cinco minutos para el mediodía del 15 de septiembre de 1830, y la locomotora se acerca imparable a su cita con la historia. Es la mañana en la que Liverpool y Manchester quedarán unidas para siempre por la primera línea de ferrocarril y la Rocket traquetea impasible pese a que, en la distancia, un protagonista improbable está a punto de robarle casi todo su protagonismo.

Desde que el estadista, financiero y diputado del parlamento británico -el político, en fin- William Huskisson se interpusiese entre la locomotora de Stephenson y el progreso y se convirtiera así en la primera víctima oficial de ese nuevo sistema de transporte, son legión los decision-makers que han creído entender el sector ferroviario… pero que han terminado mordiendo el balasto.

 

Si paga usted impuestos o vota, y especialmente si es usted de los que ejercen el derecho de sufragio pasivo: ¡no sea como Huskisson! Lea Ferroviando.

 

 

No se admiten más comentarios